El gato bengala, rasgos

En esta oportunidad te haremos una serie de comentarios sobre la raza felina conocida como bengala, que es doméstica y a su vez, desarrollada para parecerse a los gatos salvajes excéntricos, tales como el leopardo, los ocelotes, etc.

El gato bengala, tenemos que aclarar, fue el resultado fortuito del cruce –casual, por cierto- de un gato doméstico y una hembra gata leopardo.

Las primeras tres generaciones son las conocidas como los ejemplares fundacionales y se caracterizan por ser híbridos producto de este cruce inusual.

A su vez, fueron utilizados para desarrollar a esta raza, cruzándolos con gatos domésticos de rasgos moteados, tales como el Mau egipcio, con el objetivo de conseguir un gato doméstico con los rasgos característicos y particulares de un leopardo. Ya a partir de una cuarta generación, se obtuvo un gato bengalí totalmente fértil y dócil.

Para remitirnos a la actualidad, ya no resulta necesario volver a cruzar a esta raza de gatos bengalíes con unos gatos leopardos, porque en sí la raza bengalí ya ha tenido lugar. La cría selectiva de los mejores ejemplares de bengalíes ya resulta suficiente, para poder seguir continuando con los rasgos particulares de esta exótica raza doméstica.

El gato bengalí es de origen norteamericano, siendo en el año 1963 cuando, gracias a la intervención humana, se cruzó un gato doméstico con un gato bengala.

Los huesos de esta raza, debemos decirlo, son bastantes pesados. Resultan musculosos, y de una estructura robusta. Es también, un gato de gran tamaño, con un peso que puede llegar a alcanzar los 8 o 9 kilos en su versión adulta en machos, aunque las hembras solo alcanzan los 3 a 5 kilos. La cola de este particular felino es suficientemente gruesa.

Al mismo tiempo, su cabeza es ancha, redonda y sus mandíbulas son muy fuertes y anchas. La nariz resulta larga y ancha y de piel en color teja. Sus orejas son pequeñas, tales como las del leopardo asiático, y tiene unos ojos muy destacables, de un color amarillento verdoso y sus formas son almendradas.

El gato bengala tiene un pelo que se termina aplastando sobre su cuerpo y es considerablemente corto, como al mismo tiempo, bastante delicado. Es aconsejable pasarle un paño sobre su pelo, a fin de que éste no quede apelmazado.

No podemos obviar que el gato bengalí es de las muy pocas razas que pueden presentar la característica de tener un pelaje atigrado, siendo su color base de diferentes tonalidades, tales como el amarillo, crema, marfil, naranja y dorado.

Al mismo tiempo, las tonalidades de sus manchas pueden ir variando, oscilando entre tonos chocolates, negros, y también color canela.

Un dato curioso sobre esta particular raza felina es que el gato bengala es un gran nadador. Por cierto, esta cualidad es muy poco común en los gatos domésticos, y se debe a una herencia genética de sus antepasados salvajes. Dado que, en esos casos, aquellos felinos se caracterizan por ser expertos pescadores y nadadores, sin duda, algo que ha podido trascender de generación en generación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí