Europeo de pelo corto

Europeo_de_Pelo_Corto_7932Si le pedimos a alguien que cierre los ojos y se imagine, rápidamente, un gato, en el noventa por ciento de los casos, el animal que acudirá a su cabeza será muy parecido al europeo de pelo corto. Hasta al punto es así que algunos los conocen, simplemente, como “gato común”.

De tamaño medio, frente ancha y redondeada, ojos un tanto oblicuos, grandes y redondos, este animal presenta un cuerpo alargado, fuerte y musculoso. La cola es de longitud media, gruesa en la base y redonda en su terminación. Está recubierto por un pelaje denso, corto, brillante y sin pelusa que puede presentaren toda la gama de colores y dibujos, salvo el chocolate, lila y “colourpoint”.

De África a nuestro hogares

El origen de la raza, como estirpe antigua que es, resulta incierto, si bien la teoría más probable reza que llegaron a Europa desde África hace dos milenios, traídos por los romanos. Si así fuera, es probable que sus antecedentes sean el gato montés africano o felix libica y el gato de la jungla o felix chaus. El cruce de ambos habría dado lugar al felix silvestri, o gato montés europeo.

Es un animal cuya mirada no engaña: inteligente y de marcada personalidad. Se comporta de forma muy cariñosa, aunque los ratones caseros podrían dar fe de que es también un cazador implacable. Es por ello que no hay que alarmarse si desaparece unas horas, sobre todo al alba o al ocaso: el instinto cazador lo empuja a ello. Se adaptan bien al interior de las casas, aunque prefieren los hogares con jardín.

Por lo que respecta a los cuidados específicos que requiere esta raza, le basta con un cepillado y un baño esporádicos. Son, además, animales que se han visto sometidos a una muy dura selección natural, de forma que resultan sanos en todos los aspectos, sin afecciones genéticas ni facilidad para enfermar de nada en concreto.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.