Consejos para cuidar GATITOS BEBÉ

Si has encontrado un gatito bebé, o tienes un conocido que está cuidando uno. Entonces esta es la nota que tienes que leer. Los gatos bebé, cuando no están con su madre, tienen necesidades muy específicas que tienen que ser cumplidas para garantizar su supervivencia. Entonces, para que puedas ayudar a ese pequeñito o pequeñita a sobrevivir, toma nota de los pasos a seguir.

Las gatas madre son las que, durante los primeros días de vida, le enseñan al gatito a comer y a relacionarse. Además son las que los amamantan, por lo tanto es importante que permanezcan por lo menos 45 días al cuidado de su madre antes de poder ser adoptados. ¿Qué pasa si encontramos al gatito y no está la madre?

Lo primero que haremos será ir al veterinario y conseguir leche de gato que se adapte a las necesidades específicas del gato bebé que encontramos. ¿Por qué no usamos leche de vaca? Porque es muy fuerte para el sistema digestivo de los gatitos, no posee todos los nutrientes necesarios y les puede terminar generando diarreas.

Hasta que el gatito pueda alimentarse solo de un platito, será necesario utilizar un biberón pequeño. De esta forma los gatitos se alimentarán a través del instinto de succión, el mismo que les permite alimentarse cuando sus madres los amamantan.

Factor muy importante: la temperatura corporal

Los gatitos, en las primeras semanas de vida, no pueden controlar su temperatura corporal. Por eso es importante mantenerlos siempre calentitos. Si el gatito se enfría puede morir, por lo tanto se recomienda poner bolsas de agua caliente envueltas en toallas y acostarlo allí, o hacerle una camita cerca de la calefacción, e incluso acostarlos junto a sus hermanitos en caso de ser posible, para que entre ellos se vayan arropando. No importa si nacieron en verano, el tema de la temperatura corporal tiene que ser cuidado siempre que los gatitos sean bebés.

Otro aprendizaje importante para los gatitos bebé es el del arenero. Allí deberán hacer sus necesidades para facilitar la limpieza del hogar. Si los gatitos todavía no tienen la capacidad de desplazarse solos hasta el arenero, debes buscar darles impulsos que lo animen a hacer el trayecto, igual que lo haría su madre. Una vez que defequen, trasladamos los excrementos al arenero y los ayudamos a asociar ambas ideas. Es un proceso de aprendizaje que nos ayudará en el futuro a tener un gatito más sano e higiénico en el hogar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.