Gatos Manx

Manx atigrado plateado azul

Los ejemplares completamente sin cola tienen una depresión en el extremo del espinazo, pero son posibles distintos grados de falta de cola. El manx tiene un pelaje doble que debe mostrar una textura diferente entre el pelo de cobertura duradero, brillante, y el subpelo más blando, que da una sensación de almohadillado.

A pesar de las muchas leyendas de cómo este gato perdió el rabo, la deficiencia es debida a un gen mutante. En 1901 se fundó un club del Manx y se reconoció la raza puesto que el gato estuvo de moda en sus primeros tiempos tanto en Inglaterra como en América.

El efecto del gen Manx no siempre se limita a la cola, en la raza hay una incidencia relativamente alta de anomalías esqueléticas tales como espina bífida. También es responsable de más gatitos nacidos muertos y muertes tempranas de lo que es habitual.

El estándar inglés permite que el Manx sea de cualquier combinación de color y dibujo, excepto puntas de color. En Norteamérica también están excluidos el lila y el chocolate.

Manx carey y blanco

El cuerpo de un gato Manx es macizo y corto, con un trasero redondeado más alto que los hombros. Patas traseras mucho más largas que las anteriores, esto le da un paso curioso a sacudidas parecido al conejo. Cabeza grande, redonda y sólo ligeramente más larga que ancha. La falta de cola es su característica más distintiva.

Como hogar de esta raza se acepta la isla de Man, en Inglaterra, pero se ignora dónde y cuándo se originó. Se han registrado gatos sin cola de varios tipos y procedentes de muchos lugares, pero solamente éste, a partir de la reserva de la isla de Man.

Inteligentes, juguetones y cariñosos, los miembros de esta raza son animales de compañía de primera clase. La falta de cola con que comunicarse parece haber animado un lenguaje del cuerpo más expresivo que el de la mayoría de los gatos. Son ratoneros despiadados.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.