La CONDUCTA DE LOS GATOS y cómo entenderla

La conducta de los gatos puede generar, en algunas ocasiones, sentimientos de incapacidad para marcarle límites o conductas específicas para la casa. Comprender lo que nos trata de explicar, lo que desea o cómo ayudarlo a sentirse a gusto a veces genera irritación, pero aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar a intentar acercarte al entendimiento de lo que tu felino espera.

El control lo es todo

Los gatos son animales territoriales. En todo momento les gusta sentir que tienen el control del área. Para marcar aquellos territorios donde se sienten cómodos y dueños, irán repartiendo sus feromonas a través del marcaje facial. Esto es lo que vemos en la conducta del gato cuando frota su cara contra los muebles, o incluso contra las piernas de los humanos, buscando marcarlos como su propiedad.

Las cosas que pueden molestar a un gato

Malas noticias: a los gatos hay muchas cosas que los pueden molestar y alterar su comportamiento. Mover de lugar un mueble, comprar uno nuevo, hacer una limpieza a fondo, realizar reformas o incluso hacer alguna modificación menor en la casa puede generar malestar en las actitudes de tu gato.

Para un gato, el mayor signo de inestabilidad es una mudanza. En ese momento, cuando está en un espacio donde sus marcadores de territorio no están activados, es cuando más arisco y asustado puede llegar a sentirse. Es importante prestar atención a las señales de nuestros gatos para entender si están felices o hay algo que los molesta.

¿Cuáles son los gestos de un gato infeliz?

Algunos de los gestos más habituales para un gato que quiere transmitirle a su dueño que no está feliz, incluyen:

  • Esconderse en diferentes rincones de la casa, buscando así evitar el contacto con los humanos.
  • Actitudes violentas de pelea contra otros animales.
  • Se lame mucho.
  • Orina por la casa, principalmente en aquellos espacios donde siente que hay mayor amenaza ya sea porque hay otros animales rondando o es la zona donde menos siente su propia presencia.
  • No come, o come demasiado.
  • Come demasiado.
  • Se muestra apático y poco activo.

Si tu gato está presentando uno o varios de estos signos, puede que no se encuentre feliz y haya que empezar a pensar en algunos cambios para devolverle la alegría y el entusiasmo. Los gatos son misteriosos y un tanto reacios a mostrar sus verdaderos sentimientos. Un dueño atento prestará atención a los diferentes signos para mantener siempre contento y alegre a su felino compañero.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.