Tumores óseos en los gatos: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico

El  veterinario utilizará rayos X para ver la masa, a menudo con varios ángulos para obtener una imagen precisa. Otras pruebas incluyen biopsias, exámenes de sangre, gammagrafía ósea y tomografías axiales computarizadas para ver las zonas óseas, y la masa.

Si el diagnóstico es cáncer de hueso, es importante señalar que el pronóstico es generalmente es desfavorable y que hay numerosos efectos secundarios en las opciones de tratamiento. La gestión de tu parte será necesaria.

Tratamiento

La quimioterapia se usa a menudo como un complemento a cualquier opción quirúrgica para asegurarse de que la enfermedad no se extienda a otras áreas del cuerpo del gato, sobre todo los ganglios linfáticos. En casos severos, puede ser necesaria la amputación de las extremidades para eliminar completamente el cáncer.

Vida y Gestión

La actividad se limitará después de cualquier cirugía. Un programa de manejo del dolor y los medicamentos se prescriben con frecuencia para que el animal. Los medicamentos comunes controlan el dolor y reducen la inflamación. Durante la gestión y el seguimiento del conteo de glóbulos blancos y rojos, y las radiografías de tórax a menudo se utilizan para determinar la remisión.

Prevención

Actualmente no existen métodos de prevención conocida para el cáncer de hueso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here