Gatos limpios

Los gatos son limpios por naturaleza pero muy quisquillosos, aunque algunos se vuelven fastidiosos con el tiempo y aun más cuando llegan a la vejez.

Por lo mismo, los gatos son muy autosuficientes, por ejemplo, a ellos siempre les gusta estar limpios, por lo que pasan gran parte del tiempo acicalándose.

Estos cuidados empiezan cuando son gatitos recién nacidos, siendo ésta su primera experiencia. Su madre lame y limpia sus cuerpos, originando estímulos para que puedan dar sus primeros respiros; también los lame para despertarlos y alimentarlos, y una vez que han terminado de comer, les lame el abdomen para ayudar a su digestión y para que puedan orinar y defecar.

Cuando ha terminado de acicalar a los gatitos, ellos se acurrucan todos juntos para sentirse protegidos y confortables. La mamá les brinda estos cuidados hasta aproximadamente las tres semanas de vida, ya que a esta edad ellos son capaces de cuidarse por si mismos pues son más hábiles; entonces las sesiones de cuidados son para ellos, para sus hermanos y su mamá.

Una de las principales herramientas que tienen los gatos para cuidarse es la lengua; gracias al tipo de papilas con las que cuenta pueden raspar la comida y llegar o casi todos las partes de su cuerpo o de los demás.

Cuando los gatos sufren un rasguño o herida ya sea en el cuello, la cabeza, patas o cualquier parte de su cuerpo es cuando inician las sesiones de cuidado. Cuando los gatos inician su limpieza humedecen sus patas con su saliva y empiezan por los flancos, el lomo, la cola, el abdomen y terminan con las patas.

No solamente usan su saliva sino que también les son útiles los dientes y las uñas, esto les sirve para remover el pelo, la tierra, plantas, semillas u otras cosas que se encuentren entre su pelo o en los dedos de sus patas.

Hay que tener cuidado con lo que se les pego a nuestros gatos, ya que algunas veces se les llegan a pegar sustancias tóxicas en su pelo y ellos tratarán de quitárselas lamiéndose, produciéndose una intoxicación, por lo que hay que poner atención en ese aspecto y removerlas nosotros mismos. Si se les pego un chicle o se manchan de pintura, no debemos usar sustancias como el petróleo o gasolina ya que son tóxicas y además las lamerán causando más daño.

Cuando un gato se acicala remueve el pelo suelto y elimina parásitos, ya que las papilas tan ásperas de la lengua funcionan como un “cepillo”. El pelo suelto es ingerido y se lo tragan inofensivamente. Esto ocurre cuando nuestro gato es de raza de pelo corto, pero cuando es de raza de pelo largo el auto-cuidado no es suficiente, por ello los dueños deben cepillarlos, para evitar la formación de “bolas de pelo”, que aunque en la vida real no tienen forma de bola, son cúmulos de pelo sin digerir que el gato vomita cuando ocupa ya demasiado espacio en su estómago. Algo que puedes hacer para ayudar a tu gato a evitar estas horribles “bolas de pelo” es cepillarlo al menos tres veces por semana, sobre todo en época de cambio de pelo.

Así también evitarás la formación de nudos en su manto y que se sienta molesto por estos nudos que su maravillosa lengua no puede quitar.
Fuente: http://www.foyel.com/cartillas/2/gatos_limpios.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here