Extranjero blanco

Este es un gato blanco con la misma figura del siamés, pero sin el color oscuro en las extremidades.

En Estados Unidos se lo clasifica con los otros orientales de pelo corto.

Este debe ser un animal bellamente equilibrado con la cabeza, orejas y cuello sobre un cuerpo largo y esbelto al que sostienen patas y zarpas finas, con una cola larga y proporcionada.

Mediante la cruza de Siameses con gatos blancos de pelo corto se creó al Extranjero Blanco. Aunque son gatos de ojos azules, no llevan una dosis doble del gen dominante para el blanco, que se asocia con el riesgo de sordera, pero tienen el gen inhibidor del color que produce el patrón característico del punto Siamés. De manera similar, a pesar de que la piel de su nariz, el borde de los ojos y las almohadillas de las zarpas son rosados, no son albinos, aunque, se da algún Siamés albino que generalmente se conoce bajo el nombre de Blanco Recesivo.

Cuerpo: Largo y esbelto, bastante musculoso y elegante, lleva la grupa más arriba que los hombros, patas largas y proporcionalmente delgadas, con zarpas ovales bien formadas, cola larga, más estrecha hacia la punta y parecida a un látigo.

Cabeza: Larga, en forma de cuña y bien proporcionada con amplitud entre las orejas, que se estrecha en una línea continua hasta un hocico fino, de contorno preciso y barbilla firme. Orejas grandes y erguidas, anchas en la base.

Ojos: De forma oriental e inclinados hacía la nariz en correspondencia con el trazo de la cuña facial. Color azul brillante definido, entre más profundo, mejor.

Pelaje: Corto de textura fina, lustroso y pegado al cuerpo.

Colores: Blanco puro

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.