Cómo bañar a un gato

Si te gustan los gatos y tienes alguno como animal de compañía, sabrás por experiencia que estos animales odian el agua. Por esta misma razón, es muy importante acostumbrarles desde pequeños a los baños para que no presenten problemas al crecer.

Antes de empezar, hay que asegurarse de que la habitación donde vamos a bañarlo está a buena temperatura y no tiene corrientes de aire. A continuación, se llenará la bañera unos centímetros con agua a unos 36ºC. Para introducir al gato en la bañera hay que hacerlo con cuidado, hablándole tranquilmente y acariciándolo.

La bañera sólo debe cubrirle las patas, para mojarle el resto del cuerpo lo haremos con la ayuda de un vaso. Es importante no mojarle los ojos ni las orejas.

Cuando el gato está bien mojado se le puede aplicar el champú especial para gatos. Bajo ningún concepto se puede utilizar champú de seres humanos, ya que después podría lamerse e intoxicarse. Seguidamente, se le retirará el champú con abundante agua limpia, asegurándose de que no toca ojos ni orejas.

Una vez limpio, se le envuelve en una toalla seca y se le frota. Para asegurar que no se le moja el conducto auditivo se le puede pasar un trocito de algodón (nunca un bastoncito) por esta zona. Si se le acostumbra desde pequeño se puede utilizar el secador, pero si vemos que se asusta o se pone nervioso habrá que parar de inmediato.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.