La importancia de JUGAR CON EL GATO

Jugar con el gato es una de las actividades que hay que realizar para garantizar el correcto desarrollo de nuestras mascotas. Además, ayudan a socializar y a establecer una relación mucho más estrecha con nuestro gato, especialmente si pasamos largos periodos fuera de caso y no queremos que la personalidad del felino se vuelva hosca y solitaria.

1. Cada gato juega a su manera

Los especialistas en comportamiento felino han descubierto que cada gato tiene un tipo de juguete al que le presta atención, y una forma de usarlo que les resulta más sugerente. Hay que tomarse el tiempo de probar os diferentes juguetes y la manera de lograr llamar la atención del gato.

2. Juega al menos media hora por día

Siguiendo con los consejos de expertos en comportamiento felino, se recomienda jugar al menos 30 minutos al día con nuestros gatos. Si bien es cierto que el gato puede jugar solo, es importante que las personas con las que el gato convive le dediquen tiempo para jugar y entablar relaciones por fuera del horario de la comida o una caricia ocasional.

3. Ordena después de jugar

Cuando terminamos de jugar con el gato, es recomendable guardar los juguetes. Si los tiene siempre al alcance, puede terminar naturalizando su presencia en el entorno y se pierde el factor sorpresa, generando aburrimiento con un mismo objeto. El consejo es guardarlos y sacarlos únicamente en las rutinas de juego, de manera que tengan entidad como objetos especiales.

4. A mayor edad, menos actividad

Si bien es cierto, al igual que con otros animales, que el gato juega cada vez menos a medida que crece. Es importante seguir dedicándole tiempo al juego para seguir aceitando los lazos emocionales. Además, un gato que no desea jugar puede ser un indicador de alguna dolencia o trastorno. Se recomienda llevar a la mascota al veterinario cuando hay un rechazo constante al juego.

5. Actitudes propias del aburrimiento

En numerosas ocasiones, cuando empieza el mal comportamiento de un gato, una de las causas es el aburrimiento. El gato empieza a morder los pies, rasguñar los muebles o maullar de forma fuerte y lastimosa durante mucho rato. Son señales y formas de comunicar al dueño que desea atención y juego, o en algunos casos que padece dolor o enfermedad.

Estos son solamente algunos trucos pensados para aprovechar el tiempo y jugar con los gatos de la casa. Prueba distintos juguetes, pruebas y juegos, de manera que tu amigo gato se sienta cuidado, querido y activo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.