Comportamiento de los gatos domésticos

gato domesticoLa interrelación de los humanos con los gatos requiere tiempo para que se establezcan relaciones de confianza y aún más, a pesar de que compartan la misma casa y el humano le proporcione alimento, agua, visitas el medico veterinario y otras comodidades al felino. El gato doméstico tiende a desarrollar una relación de confianza y atracción intima con los humanos cuando él decide que ya es tiempo y la personalidad de la persona que ha elegido como su protegido le ha convencido completamente, entonces el gato desplegará toda la sutileza y habilidad gatuna para su humano jugando con él, “apoyándolo” mostrándole su afecto felino y estableciendo relaciones humano-felino muy complejas y difíciles de entender para los que están fuera de ese grupo selecto del afecto gatuno.

Los gatos aunque de comportamiento independiente tienden a desarrollar actitudes de identificación con los humanos que adoptan proporcionándoles “alimentos” de su cacería cuando tienen opción de salir, esto incluye pájaros, ratones, cucarachas, insectos diversos, alguna rana y otros animalillos.

El cariño felino

Las personas que poseen gatos como animales de compañía entienden las expresiones de los maullidos, la entonación es diferente para cada necesidad. Un gato manifiesta dolor y las personas lo entienden llevándolo al médico veterinario, preocupándose por él, cuidándolo, llenándolo de mimos y mucho amor.

Curiosamente, cuando su familiar humano se encuentre enfermo el gato no se separa del lugar incluso se acuesta encima de la persona o pegado a la espalda, continuamente se acerca a olerlo u observarlo, algunos gatos ponen la garrita sobre la frente o la mejilla con gran suavidad, hasta que la persona abre los ojos después de eso los gatos regresan a acostarse.

En otras situaciones como el trabajo, los gatos permanecen al lado de la computadora encima de los libros, y a la menor oportunidad juegan con los bolígrafos, teclean un asterisco, envían un correo, meten la pata al café y salen disparados. ¿Quién no ha sacado a su pequeñín del refrigerador porque tenía calor o de la lavadora porque era un buen lugar para descansar?, mejor aún, el gatote que le da el visto bueno al pescado metiéndose al horno…

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.