La introducción de un nuevo gato al hogar

La introducción de un nuevo gato a un hogar donde ya se encuentra viviendo otro de mayor antigüedad puede resultar un tema bastante complejo y de conflictos si no se toman los recaudos necesarios. La integración adecuada entre ambas mascotas colabora en la prevención de problemas de comportamiento y ayuda a reforzar su vínculo afectivo.

La mayoría de los gatos, sobre todo en su edad adulta, se mantienen cautelosos y desconfiados hacia lo que implique un cambio en su rutina. Lo nuevo puede ser signo se peligro. Observar, escuchar y oler a un nuevo compañero puede llegar a despertar una lucha entre ambos, por lo cual los primeros días es conveniente observarlos en interacción y no dejarlos solos sin ningún tipo de supervisión.

Una de las cuestiones básicas de introducir un nuevo gato se refiere al respeto por el territorio del gato más antiguo. En este caso se deberá mantener el sitio de descanso del primer felino, su recipiente de agua y de comida, sus juguetes, rascadores, y todo otro elemento de su pertenencia. Será necesaria una inversión económica para adquirir una variedad similar de insumos para el nuevo gato. De esta manera se delimitan los territorios específicos.

Una idea interesante para los primeros días es mantener a los gatos totalmente separados mediante alguna puerta. De este modo sólo podrán oír y oler a su nuevo compañero, pero sin verlo. Esto sirve para que poco a poco se vaya afianzando la cuestión sensorial sin un enfrentamiento repentino. Lo cierto es que los gatos pueden convivir en perfecta armonía. Sólo es cuestión de paciencia en el momento de la adaptación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here