Cómo Superar el Miedo al Veterinario

El gato puede mostrar temor cuando acude al veterinario, sin embargo, con estos sencillos consejos podrá superarlo.
Cómo Superar el Miedo al Veterinario

Así como las personas pueden tener miedo de ir al médico o al dentista, por ejemplo, los animales también pueden experimentar inquietud al ir al veterinario a partir de una asociación de ideas y estímulos. Sin embargo, es importante que ayudes a tu gato a superar este temor con sencillos tips que pueden servirte de apoyo para actuar en este tipo de situación.

El primer consejo es que conviertas la visita al veterinario en una experiencia que no está únicamente vinculada con algún síntoma de malestar que has observado en tu gato. Por ejemplo, puedes acudir al veterinario para comparar alguna golosina, por ejemplo. Es decir, intenta crear un contexto adecuado de distintas vivencias.

Hábito de visitas

Es muy importante que mantengas la rutina habitual de visitas al especialista, este hábito es una inversión en promoción de la salud. Pero además, por medio de este hábito, tu gato también se acostumbra a esta rutina. Lo ideal es que tu gato se acostumbre a acudir al veterinario desde que es pequeño, sin embargo, más allá de la edad, confía en su propia capacidad para adaptarse. Especialmente, confía en la profesionalidad del veterinario para calmar la ansiedad del gato en esta experiencia.

Caricias para calmarle

Intenta potenciar el uso de palabras bonitas, palabras de cariño hacia tu gato. Intenta no decir palabras que tal vez crees que tu gato no entiende pero que sí pueden condicionarle, por ejemplo, inyección. Para calmar a tu gato, que puede experimentar nerviosismo ante la visita al veterinario, utiliza el poder del lenguaje corporal. Es decir, mímale y dale caricias. De este modo, con paciencia, podrás tranquilizarle gracias al estímulo relajante de las caricias.

Habla con tu gato

Háblale a tu gato en un tono de voz pausado y tranquilo. Utiliza el refuerzo positivo del premio para recompensar a tu gato después de salir de la consulta del veterinario. Por ejemplo, puedes darle como capricho su comida preferida para que la disfrute. Además, esta es también una forma de compensar el esfuerzo del momento con el disfrute posterior.

Estar en la consulta

Ten presente que las emociones también se contagian. Es decir, tú puedes transmitir tu propia tensión y preocupación a tu gato si te preocupas antes de ir al veterinario. Por tanto, intenta estar tranquilo, vive ese momento con naturalidad, piensa en positivo y confía en la profesionalidad del experto. Si tú estás bien, tu gato también lo estará. Por tanto, intenta también cuidarte y centrarte en tu propia inteligencia emocional.

Espera en la sala de la consulta, intenta estar situado en un lugar en el que tu gato pueda verte mientras le atienden (si eso es posible), ya que tu presencia le va a dar compañía y confianza durante el tiempo de la visita. Además, pide consejos a tu veterinario para que te oriente de forma práctica con consejos personalizados cómo calmar a tu gato en estos momentos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies