Infecciones oculares

Las infecciones oculares en los gatos es muy común, y la mayoría tienen tratamiento y son fáciles de eliminar, tratándose normalmente con gotas o antibióticos, aunque por supuesto no se debe dejar pasar y llevar a nuestra mascota al veterinario una vez nos demos cuenta de que algo va mal. Y es que los ojos de nuestras mascotas son especialmente sensibles y propensos a coger cualquier tipo de infección ocular, incluida la conjuntivitis, por lo que debemos de tener especial cuidado en este sentido.

Uno de los más comunes es el Glaucoma, que consiste en que la córnea se enturbia y el globo ocular se agranda. Podemos darnos cuenta echando un simple vistazo al ojo de nuestro gato. Es síntoma de aumento de presión en el interior del globo ocular y exige tratamiento inmediato, por lo que en cuanto se observe un cambio en la córnea se debe llevar al gato al veterinario de manera automática.

Las cataratas son también una enfermedad ocular bastante frecuente en los gatos que ya tienen una edad avanzada o padezcan diabetes. Se caracteriza por la opacidad del cristalino, lo que puede deberse a un problema congénito. Normalmente se manda un tratamiento del que se debe mantener constancia, pudiendo incluso operarse si no está en una edad muy avanzada.

La conjuntivitis, caracterizada por la aparición de legañas verdes, blancas o amarillentas, es una inflamación de la conjuntiva, la membrana mucosa que cubre la cara interna del párpado superior e inferior del globo ocular. Los síntomas dados pueden ser signo de otras patologías más graves como pueden ser el glaucoma, por lo tanto aunque nuestra mascota tenga enrojecimiento ocular, puede ser conjuntivitis o cualquier otra enfermedad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.