Alimenta bien a tu gato durante la gestación y lactancia

Alimenta bien a tu gato durante la gestación y la lactanciaPara mantener a nuestro gato sano, es fundamental que estén bien alimentados en cada una de las etapas de su vida. Hay momentos, en los que nuestra mascota requiere mayores cuidados por nuestra parte, sobre todo, durante los meses de gestación y lactancia. Es un tiempo, tanto nuestra gata como sus gatitos, se muestran más vulnerables, por lo que necesitan una nutrición especial.

A los gatitos tendremos que suministrarles nutrientes especiales que favorezcan su desarrollo y posterior crecimiento. A la madre habrá que prepararla para que afronte con éxito el estrés que le provocará la lactancia.

Durante los tres primeros mese de gestación, es recomendable que los cachorros reciban una dieta que les proporcione un alto contenido en proteína y que superen las 1.500 kilocalorías. Por lo tanto, a la madre habrá que alimentarla con suplementos que mejoren su dieta regular.

El destete

Tras el nacimiento, durante un mes más o menos, los gatitos necesitarán mucha leche, por lo que habrá que reforzar la alimentación de nuestra gata para que no se debilite. La madre deberá comer, de tres a cuatro veces al día. Como consecuencia de la lactancia, nuestra gatita beberá más agua de lo habitual, por lo que tenemos que estar pendiente de que tenga siempre agua limpia en su bebedor.

El interés de nuestros gatitos por comer sólidos comenzará a partir de la tercera semana de vida. Para ayudarles a alimentarse bien, te aconsejamos que humedezcas los alimentos que les proporcionemos. De esta manera,  podrás favorecer su ingesta.

El destete del gato, se produce entre las 6 a las 8 semanas de edad. Uno de los problemas que puede tener nuestra gata tras el destete, es que acumule mucha leche y por lo tanto se sienta muy incómoda.

Si quieres ayudar a tu mascota para que reduzca la eliminación de la leche sin problemas, puedes seguir los siguientes consejos:

  • Dale sólo agua fresca a tu gata el primer día de destete. Separa a los gatitos de la madre y proporciónale alimento humedecido y agua.
  • Del segundo al cuarto día, empieza a darle comida a la gata, pero de manera racionada. Comienza con un cuarto de lo que consume habitualmente y ve subiendo progresivamente la cantidad, es decir, la mitad el tercer día y tres cuartas partes el cuarto.
  • A partir del quinto día, normaliza la alimentación de tu gata, dándole la comida habitual que ingería antes de la gestación y la lactancia.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.