Consejos para la ALIMENTACIÓN DEL GATO

Un gato sano y fuerte necesita una alimentación apropiada. Se trata de establecer una dieta equilibrada y acorde a las necesidades de su estilo de vida. Los gatos, por naturaleza, son carnívoros, por lo tanto las proteínas de origen animal son fundamentales para su dieta. El metabolismo felino requiere un importante número de proteínas y grasas de origen animal, sea de vaca, pollo, cerdo o pescado, entre otros.

La solución más sencilla para la alimentación del gato es la comercial. Se trata de productos especialmente formulados para cubrir las necesidades nutricionales de los gatos a través de piensos de diferentes ingredientes. También se puede complementar esta alimentación con recetas caseras, o con otros alimentos ocasionales como un embutido cocido o sardinas en conserva.

La cacería

No hay que asustarse si nuestro gato come algún pajarito o roedor. Muchos felinos complementan su dieta con pequeñas presas que van cazando a lo largo de sus vidas. Es un comportamiento de tipo instintivo, y no quiere decir que la dieta que le estemos dando sea insuficiente, simplemente está en su naturaleza cazar.

Exigencias y caprichos

La alimentación del gato puede ser difícil porque son animales muy exigentes. A veces, si un alimento les huele mal, o no está a la temperatura que les gusta, pueden rechazarlo. Incluso puede dejar de comer su pienso simplemente porque se aburrió de él. Por eso, es importante brindarle una dieta variada para que no se termine aburriendo y así poder tenerlo siempre bien alimentado, con un pelaje brillante y un físico saludable.

¿Qué tipos de alimento para gatos hay?

Los principales tipos de alimentos para gato pueden agruparse en 4 categorías: Alimento seco, húmedo, casero y humano. El alimento seco es el pienso, de distintos tamaños y composiciones. Es comida balanceada y muy recomendable para una nutrición completa. Gracias a su textura crujiente, el alimento seco ayuda a eliminar sarro de los dientes felinos.

El alimento húmedo suele venir enlatado o en sobres. Este tipo de alimento debe ser de marcas confiables y utilizado en ocasiones puntuales, ya que genera mal olor en el aliento y las heces del gato.

El alimento casero es muy recomendable para complementar y alternar con una dieta de alimento seco. Si vamos a darle carne o pescado, que sea cocido y sin huesos o espinas. También se puede aderezar con vegetales y arroz.

Por último, el alimento humano. No es aconsejable porque le aportarán calorías extra que en el futuro pueden terminar afectando su estado de salud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.