La introducción del gato en los hogares con perro 2ª parte

Para la seguridad del gato, asegúrate de que tiene vías de escape para alejarse del perro. Por ejemplo, una puerta que conduce a otra habitación de la casa y cornisas en las que pueda saltar fácilmente. Siempre proporciona lugares donde cada animal pueda retirarse por la seguridad y la privacidad, un lugar donde este solo. Un gato puede utilizar la parte superior del refrigerador, y un perro puede utilizar una caja.

Usa una puerta para bebés para que puedan llegar a conocerse unos a otros sin entrar en contacto por completo. O limita a la nueva mascota en un cuarto y permite que los animales se  olfateen por debajo de la puerta.

Otra opción es la de incluir las trampillas de evacuación, escaladores del piso al techo y la instalación ganchos extra largos y en las puertas para apuntalar una puerta abierta que apenas sea suficiente para un gato.

Enseña al perro con voces de mando, por ejemplo “déjalo”  cuando quieras que el perro deje al gato solo. También enseñar al perro el “abajo” y “echado” de modo que pueda se mantenga  echado y quieto en la presencia del gato.

Tienes mucha suerte si el perro no ladra o quiere perseguir a los gatos residentes. Por lo tanto elógialo y recompénsalo por este comportamiento tranquilo con el nuevo integrante. Haz esto constantemente, no sólo de vez en cuando.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.