La Importancia de la Vacunación para Gatos

Las vacunas son un medio de salud que, a modo de prevención, mejora la calidad de vida de los gatos. Debes solicitar la información del veterinario que te orientará sobre las fechas y plazos de cada tipo de vacuna. Una vacuna no produce molestias en su aplicación, sin embargo, sus beneficios son muy numerosos ya que, incluso aunque finalmente se produzca una determinada enfermedad, la vacuna puede ayudar a mitigar sus efectos para evitar riesgos y complicaciones.

La Importancia de la Vacunación para Gatos

Función terapéutica de las vacunas para gatos

Conviene puntualizar que las vacunas son tan importantes que incluso pueden llegar a curar una posible enfermedad mortal. Por tanto, todo gato doméstico debe tener un plan de vacunación que protege su bienestar frente a cualquier posible contagio.

Una vez que hayas visitado el veterinario, éste establecerá un plan de vacunación que es la base para un buen seguimiento de la salud de tu gato. Las vacunas son la forma más eficaz de mejorar la esperanza de vida de la mascota.

Por ejemplo, las vacunas son eficaces para prevenir la leucemia felina, panleucopenia felina, parvovirus en los gatos… El proceso de vacunación comienza en la etapa en la que el gato es bebé, cuando tiene solo dos meses de vida.
Una de las vacunas más importantes del calendario de vacunación es la Triple Felina, se conoce como trivalente felina. Protege frente a la panleucopenia, la rinotraqueitis y el calcivirus felino. Otra vacuna importante es la antirrábica que como indica su propio término ayuda a prevenir la rabia.

Como dueño de tu mascota, tú tienes una responsabilidad muy importante en el cuidado de su salud. Y la vacunación es el mejor sistema de prevención. Es decir, es un sistema de participación proactivo para prevenir las dolencias más habituales de los gatos, enfermedades que pueden producir mucho sufrimiento.

Además, ten presente que cada vez que llevas a tu gato al veterinario, el profesional realiza una revisión general de su salud, para evaluar su estado. El tipo de vacuna depende de diferentes factores, por ejemplo, el estilo de vida del animal y el entorno en el que vive. Es decir, existen algunos factores que pueden crear una mayor disposición hacia una enfermedad u otra.

La edad es otro factor a tener en cuenta. Por ejemplo, no se debe vacunar a un gato anciano. Igualmente, los gatos menores de seis semanas todavía tienen defensas de la leche materna, esta es una de las razones por las que es aconsejable comenzar la vacunación a partir de los dos meses. Resuelve todas tus dudas con el veterinario.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.