La adopción de un gato de rescate

La adopción de un gato de la calle o de un refugio puede ser una decisión arriesgada, en el sentido de desconocer la genética del felino y tener escasa información sobre su carácter y otras cuestiones. Determinados signos pueden darnos la pauta de que el gato está interesado en encontrar una familia que lo albergue y convertirse en un excelente animal de compañía.

Los gatos amistosos están interesados en jugar con la gente que se les acerca. Al mostrarle un pedazo de cuerda o algún otro tipo de juguete que pueda resultar atractivo, debería mostrar entusiasmo y ganas de jugar. En cambio, si se esconde en algún lugar o rechaza todos los intentos de juego, será difícil socializarlo.

La curiosidad también es otro punto a observar en el nuevo gatito para determinar cuestiones de su carácter. Un gato curioso se acercará a nosotros y no demostrará temor alguno. Un gato miedoso se ubicará a cierta distancia y observará cada movimiento que hacemos antes de acercarse. La curiosidad es un signo de que la socialización resultará más sencilla.

Un gato que está dispuesto a ser acariciado seguramente será el indicado. Al adoptar un gato en un refugio existe la posibilidad de que su pasado esconda situaciones de abuso o maltrato que desconocemos. Es por ello que nos acercaremos con mucho cuidado y con mucho tacto a la vez para entablar poco a poco una relación duradera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.