Ir de viajes con nuestro gato

Cuando nos vamos de viaje o queremos llevar a nuestro gato a un lado, es recomendable en cualquier caso mientras lo transportamos, la adquisición de un trasportín, aunque sea para la visita anual al veterinario o para llevarlo a casa de alguien. Los más prácticos son los de plástico, ya que se limpian fácilmente y son bastante resistentes.

No tenemos que llevarnos a nuestro gato con nosotros cada vez que nos vayamos de vacaciones o para ir a casa de alguien, ya que el gato sufre mucho estrés durante el transporte y a los cambios de ambientes, cuando se ha acostumbrado.

Dependerá mucho del carácter de nuestro animal y de si le hemos acostumbrado a viajar desde pequeño, ya que algunos se adaptan más fácilmente que otros a los cambios. Lo ideal es dejarlo en casa y que todos los días reciba una visita, que no sólo le cambie la comida y limpie la bandeja, sino que también juegue un rato con él y sea capaz de llevarlo al veterinario si sucede algo. Nuestro gato estará algo aburrido, pero tranquilo en su territorio.

Como información adicional, no es recomendable dejar al gato solo en casa más de dos a tres días, ya que, además de que le puede suceder algo en nuestra ausencia, estar muchos días solo, esta soledad le producirá bastante estrés.

Si tenemos varios gatos, antes de dejarlos en otra casa, debemos percatarnos de la higiene, y aislamiento de cada gato en una habitación, no debiéndose mezclar con otros animales que no conocemos, y más si nuestros gatos son de corta edad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.