¿Con Quién se Queda el Gato en Caso de Divorcio?

Cuando se produce una situación de divorcio, el juez puede concretar un calendario de visitas.
¿Con Quién se Queda el Gato en Caso de Divorcio?

Una situación de divorcio es compleja. Cuando se produce una ruptura matrimonial son muchas las cuestiones que la pareja debe gestionar. Una de ellas es con quién se queda el gato a partir de ese momento. Conviene puntualizar que se ha producido un cambio en la situación legal de las propias mascotas. A partir de ahora, se reconoce sus derechos en un divorcio de tal forma que los jueces podrán determinar un régimen de visitas.

Una decisión que muestra la propia evolución social cada vez más implicada con la conciencia ecológica y la defensa de los derechos de los animales. Se trata de una propuesta de reforma en el Código Civil para dejar de considerar a las mascotas como si fuesen “cosas”.

De hecho, uno de los peores desenlaces en una situación de divorcio es el posible caso del abandono del animal. Algo que es un delito. Esta nueva ley quiere propiciar el bienestar del gato o el perro en una situación de divorcio para que los efectos de la ruptura no le afecten de un modo negativo.

Acuerdo amistoso

Lo más importante es tener una disposición de diálogo para llegar a acuerdos comunes. Conviene tomar la mejor decisión pensando no solo en el propio bienestar de la expareja, sino también, del gato. En ese caso, conviene valorar juntos distintas posibilidades. Está claro que si se trata de una decisión amistosa, todo fluye mejor.

Asesoramiento legal

Si vives una circunstancia de este tipo, es recomendable que consultes un abogado para que te asesore personalmente sobre posibles vías de actuación ya que más allá de las normas generales, un divorcio es una situación llena de matices concretos.

Custodia compartida

También es posible adoptar un régimen de custodia compartida para que ambos puedan seguir compartiendo tiempo con la mascota. En una situación de divorcio son muchos los asuntos que una pareja debe gestionar. Sin duda, tener una actitud de escuchar  de respeto hacia el otro es un valor esencial para tomar todas las decisiones con sentido común, confianza y bienestar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.