Cómo Ayudar a tu Gato a Combatir el Frío

Los agentes externos de clima y temperatura no solo condicionan el estilo de vida de los humanos sino también, de los gatos. El frío invernal puede ser complejo, especialmente, cuando las heladas son frecuentes.

Cómo Ayudar a tu Gato a Combatir el Frío

Consejos para combatir el frío

Es importante que, siempre bajo condiciones de seguridad, permitas que tu gato se acerce a algunas fuentes de calor. Evitando aquellas que pueden suponer algún peligro de quemadura para él, por ejemplo, las chimeneas.
Además, tampoco debes permitir que el gato permanezca con el pelo humedecido porque puede resfriarse.

Los cambios bruscos de temperatura también afectan a los gatos domésticos. Por esta razón, intenta mantener una temperatura regular en el interior de la vivienda. Además, actualmente también venden prendas de ropa para gatos que pueden ser muy prácticas en invierno.

Apuesta por una alimentación de calidad para mejorar el bienestar en el estilo de vida de tu gato. Pide orientación al veterinario para que te explique cuáles son las mejores condiciones. Ya que la dieta también está condicionada por diferentes factores, por ejemplo, la edad.

Si el gato duerme en el suelo, es aconsejable que durante el invierno traslades su cama a un lugar más alto puesto que el frío también se percibe especialmente en la baldosa. Los gatos ancianos o con poco pelo son especialmente vulnerables ante los cambios bruscos de temperatura, por esta razón, es recomendable colocar mantas en la camita del gato para que sienta el abrigo.

A los gatos de interior les  encanta explorar el terreno, sin embargo, en ocasiones guiados por el instinto de localizar las zonas calientes también pueden ponerse en peligro de quemaduras si, por ejemplo, se colocan cerca de estufas. Esta es una de las razones por las que es muy importante que observes qué hace.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.